NAMIBIA

NAMIBIA

Okavango y Cataratas Victoria


NAMIBIA, OKAVANGO Y CATARATAS VICTORIA

Imprescindibles del África Austral
 
2 al 19 agosto 2020
 
 

+info   Solicita info


Desde Windhoek (Namibia) hasta Cataratas Victoria (Zimbabue) recorreremos cerca de dos mil kilómetros para sumergirnos en una África inhóspita e hipnótica, con insólitos y sorprendentes paisajes que en ocasiones rozan lo surreal. Comenzaremos en el asombroso desierto del Namib, considerado entre los paisajes más fotogénicos del planeta. Después nos adentraremos en la región de Damaraland, dominada por descomunales moles de granito rosa  y una vegetación de aloes y euforbias de apariencia "alienígena”. Seguiremos viajando hacia el norte para descubrir el salar de Etosha, dominado por inmensas superficies salinas: es el parque nacional africano más diferente a los que hayas podido conocer anteriormente. Dejaremos Namibia cruzando a región de Bushmaland, dominio del legendario Kalahari y donde se halla Nyae, un área de conservación creada para apoyar a los los Ju ’hoansi, una de las etnias bosquimanas de Namibia. El siguiente destino es el delta del Okavango (Botswana), un extraordinario laberinto de islas y canales que se extiende por las inmensidades del desierto del Kalahari y que vamos a explorar por el agua en mokoro. Y como colofón final las cataratas Victoria, las más grandes y hermosas del planeta (junto con Iguazú y Niágara), la séptima maravilla natural del mundo declaradas Patrimonio de la Humanidad.
El desierto del Namib, el salar de Etosha, el Kalahari, el Okavango, cataratas Victoria…. son probablemente los imprescindibles de un viaje a la África Austral y el mero nombre desprende magia, pero hay otros lugares menos icónicos pero igualmente fascinantes que también vamos a conocer, como Swakopmund (una de las joyas coloniales de Namibia, una extraña miniatura alemana en un escenario africano), Walvis Bay (acoge una de las mayores colonias de flamencos del sur de África), la Costa de los Esqueletos y Cape Cross (aquí hay una de las más extensas colonias de cría de lobos marinos con más de cien mil ejemplares), la meseta Waterberg (una región de piedra arenisca de color rojo brillante y vegetación exuberante injustamente olvidada y poco valorada que, además, es un santuario donde habitan búfalos, rinocerontes y diversos antílopes) o el salobral de Makgadikgadi (la mayor red de salobrales del mundo a poca distancia de los terrenos inundables del delta del Okavango).